Inscripciones abiertas para la Diplomatura en Estudios de Hegemonía, Geopolítica y Comunicación
agosto 30, 2019

Nuevo Imperio Global u Otra Civilización Pluriversal para el 2020


Por Walter Formento
y Wim Dierckxsens

Introducción

El proyecto multipolar en China logra sobrepasar las capacidades en Inteligencia Artificial (IA) de Estados Unidos (EEUU) no solo en términos de tecnologías sino de comercio mundial de sus tecnologías. Esto sucede en el momento que Beijing logra lanzar la tecnología de complejidad y velocidad G5, el nuevo Umbral tecnológico hacia el Internet de las Cosas –IdC-, que significa que toda los objetos que hacen a la vida personal podrían ser monitoreados y comandados desde la conexión desde la plataforma de comunicación móvil personal, a través de los dispositivos sensores que envían y reciben información acoplados a las “cosas” de las personas. Pero no es solo eso, es también el Big Data que permite localizar y hacer seguimiento a las personas en grandes grupos de conductas-valores.

Los actores financieros globalistas con sus políticas desde la Fed vienen construyendo el escenario de recesión y estallido de una crisis de recesión con depresión en la economía norteamericana. Manipulando un conjunto de variables que condicionan las decisiones de la Fed y solo haciendo en un 1% lo que Trump les propone, para siempre dejar asociado a Trump con los resultados negativos de la economía real y también con los éxitos de los negocios especulativos, ante la mirada preocupada del pueblo norteamericano porque siempre ganan las elites.

Con la crisis en Hong Kong (HK), las fuerzas globalistas juegan a desestabilizar a dos puntas. Por un lado a Trump a quien hacen tambalear con las movidas desestabilizantes a través de la manipulación de la moneda china offshore en la city de HK. Y al gobierno nacional en Beijing a quien pretenden desestabilizar movilizando a los partidarios del “modo de vida británico” en HK, buscando construir un escándalo mediático mundial, como lograron hacer con la llamada Masacre de Tiananmen.

En Estados Unidos la guerra de tasas de interés altas que los globalistas le aplican a Trump para que la economía no crezca y se debilite su legitimidad social en el Pueblo norteamericano no para. Una reducción de tasas llego tarde y es minina de modo que no mueve la economía real. El globalismo en EEUU tiene la principal arma, la Fed, y desde ahí boicotea todo intento de Trump por movilizar la economía real norteamericana.

Para colmo, cuando la Fed baja ese mínimo 0,25% en la tasa de interés, lo hace cuando Japón y Europa también hacen más competitivas sus monedas y Beijing ya está en guerra de monedas. La Fed baja casi nada y muy tarde y todo aparece ante los norteamericanos como si Trump no fuera capaz de lograr nada de lo prometido. Pero también es cierto que el pueblo norteamericano ya sabe quiénes son los demócratas globalistas porque los sufrió desde 1994 hasta 2017.

Entonces, cuando Trump parecía sin márgenes de juego saca de la manga el anuncio de la rebaja de los impuestos a los trabajadores en general. Movida que no solo impactaría en su capacidad de consumo sino también en su campaña electoral. Y si la Fed Globalista hiciera una movida en contra quedaría muy expuesta ante el gran público.

Pero la economía real no crece desde la crisis financiera de 2008, 10 años ya, porque la emisión de dinero sin respaldo por la Fed en todo estos 10 años siempre fue a manos de las grandes corporaciones financieras que solo la usaron para recomprar sus acciones haciendo crecer el valor ficticio de sus empresas, es decir nunca más invirtieron en la economía real norteamericana porque la puja inter-imperial financiera no permite ver ganador a corto plazo.

Aunque si lo hicieron en las economías del tercer mundo, forzando crisis y comprando a precio de remate las empresas estratégicas públicas (servicios, gas, petróleo, telefonía, bancos, etc.) de los países periféricos que así pasaban a ser parte del pueblo globalista en el sur, o del sur global como les gusta denominarlo ahora.

Pero Trump juega también a nivel internacional contra el Globalismo. Lo debilita en la Ucrania pos OTAN del gobierno ilegitimo y títere de Poroshenko. El nuevo presidente Zelenski entra con fuertes vínculos con Francia y Alemania y buen dialogo con Rusia. Por lo tanto permite prever una distención militar y la posibilidad de avance en las relaciones de la Unión Europea con Rusia, China y la India.

Trump confirma que reducirá la “cooperación técnica” militar en diez áreas geográficas diferentes. Por un lado reduce el gasto de defensa en el exterior debilitando a la OTAN-Globalista. Argumentando querer estar seguro que en la asistencia militar al extranjero se priorizan los intereses de EEUU y que los países beneficiados paguen una contraparte justa. Un golpe duro para la estrategia Globalista, su brazo militar la OTAN y su presencia en Europa. Del mismo modo actuó y resolvió la situación en la Península de Corea en la llamada guerra Corea del Sur y Corea del Norte.

Además libera para uso interno en Estados Unidos un presupuesto que es grande, lo que le permitiría bajar los impuestos ante la amenaza de la recesión anunciada para Estados Unidos por las fuerzas globalistas y en momentos en que se aproximan las elecciones presidenciales de noviembre de 2020.